El mito de las denuncias falsas

José Antonio Burriel

A los muchos mitos existentes sobre la violencia machista –alcohol y drogas, la mujer provoca, son problemas de pareja, se da en capas sociales bajas, etc.- hay que añadir, por sus repetición constante, su aparición en los medios de comunicación, su aceptación en la sociedad, el mito de las denuncias falsas.

Muchas mujeres denuncias falsamente. Los juzgados están colapsados por las denuncias falsas de las mujeres. Las mujeres denuncian falsamente para obtener ventajas económicas. Las mujeres presentan denuncias falsas para vengarse de sus parejas. Y así otras expresiones del mismo mito de las denuncias falsas. Y existen denuncias falsas en los accidentes de tráfico para cobrar más; y en los robos del hogar cuando existe un seguro. Existen denuncias falsas en asuntos que llegan a la policía y a los juzgados. No importa, lo que hay que insistir es en las denuncias falsas de las mujeres en el tema de la violencia de género. 

Los objetivos de ese mito son claros. Por un lado, “rebajar” la presencia de denuncias por violencia de genero en los juzgados –se esta hinchando el tema…-. Por otro lado, para sostener que la ley de protección de la mujer es confuso y causante de las denuncias falsas. Por otro lado, para ocultar las acciones machistas –no es para tanto...la mujer denuncia falsamente…-
No importa que se replique: no confundir denuncias falsas con sobreseimiento, archivo o sentencia absolutoria, que solamente implican que no existen suficientes pruebas-. No importa, lo importante es “calumniar que algo queda”, tal cual afirma el dicho popular.

No importa que se replique: cuantas denuncias falsas conoces. No importa, porque si se contesta tres o cuatro, se añade: pero existen muchas mas. No importa, porque siempre se acude a comentaristas o personas públicas que han dicho esto o aquello, y se omite la replica que han recibido de expertos conocedores del tema. Nada importa, lo único que interesa es desprestigiar la lucha contra la violencia de genero, atacar la acción decidida de la mujer para recuperar su dignidad y libertad, etc.
Estamos ante un mito emergente. No nos debe extrañar, el machismo siempre buscara subterfugios para seguir existiendo, y siempre existirá gente ingenua que se crea la calumnia.